Los decodificacores actuales constan de un sólo aparato que se conecta a la antena del televisor y a la toma de corriente del suministro público. La codificación de todos ellos se basa en el mismo esquema:

a) Cambiar el audio a otra frecuencia subportadora,
b) Agregar otra señal de audio distorsionante entrelazada con el video
c) Suprimir o enmascarar los pulsos de sincronismo.

Lo que se pretende es que el receptor corriente no pueda detectar normalmente las señales de video y de audio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *